FEDESIBA

Alange

Historia

Las prospecciones arqueológicas realizadas indican la presencia humana en estas tierras ya en el Paleolítico Inferior. El primer núcleo de población podemos situarlo cronológicamente en la Edad del Bronce; restos de un poblado fortificado al descubierto en la ladera sur del Cerro del Castillo lo atestiguan, es una pequeño núcleo fortificado. La existencia de este poblamiento prerromano se confirma con la aparición de diversos objetos de oro pertenecientes a este periodo.

Alange panorámica castillo

De época romana son las termas que funcionaban como balneario y residencia, siendo características por sus aguas medicinales. Algunos hallazgos arquitectónicos constatan la existencia de una pequeña necrópolis y de un pequeño templo.

El castillo árabe es un claro ejemplo del dominio árabe en la localidad que una vez tomado por las huestes cristianas, siguió habitado hasta finales del siglo XV, época en la que es abandonado.

Se constituye en Encomienda al llegar la Orden de Santiago. Felipe II concede a la villa de Alange el Privilegio de Jurisdicción de Primera Instancia en 1566. En 1819 la Encomienda de Alange pasa a manos de la Orden de Calatrava.

Monumentos

La villa de Alange está plagada de múltiples yacimientos arqueológicos, parte de ellos ocultos bajo las aguas del pantano. En el Museo Arqueológico Provincial de Badajoz podemos encontrar claras muestras de ellos.

En la Sierra de Peñas Blancas, muy cerca de Alange, se puede visitar La Calderita, un interesante conjunto pictórico formado por una serie de motivos representativos de la pintura rupestre esquemática y situado en un abrigo natural de la falda norte de esta sierra.

Las termas romanas son "el monumento" por antonomasia de Alange. Se cree que su origen es anterior; lo que si sabemos es que ya existían en época de Trajano y Adriano, en el siglo III d.C. De tipo medicinal ya que aprovechan las propiedades curativas de las aguas, se encuentran al pie del Cerro de la Mesilla. El gobierno de la República, en el siglo pasado, lo declaró Monumento nacional. Tiene, dicha construcción, forma rectangular y en su interior, dos cámaras idénticas circulares, una para cada sexo, a las que se accede por una inclinada escalera de piedra. En el centro de las cámaras, también circulares, están las piscinas, con sendas bóvedas semiesféricas con claraboyas en el centro.

Alange

Como ejemplo de las propiedades de las aguas termales de Alange, en los patios del Balneario, un ara de mármol romana dedicada a la diosa Juno agradece la curación de la hija de una familia patricia. El Ara Votiva, como se le conoce, es no sólo una muestra epigráfica de los poderes curativos de las aguas del Balneario, sino también, y es lo más importante, una reseña histórica de que en los siglos III y IV de nuestra era, Alange y su Balneario debieron tener sobrada fama entre los habitantes de la Lusitania romana. Formó parte de la fachada principal de la Ermita de San Bartolomé o Ermita del Cristo de los Baños desde comienzos del siglo XVII, hoy en día se exhibe en uno de los patios del Balneario. Tiene que pasar largo tiempo para que la termas se abran al público, y lo hacen a fines del siglo XVIII, aunque es a comienzos del XIX cuando se inician las reformas y se construye el edificio actual. Hoy en el balneario podemos disfrutar de toda clase de ejercicios y tratamientos al aire libre en sus zonas verdes y jardines.

La Iglesia de Nuestra Señora de los Milagros, de estilo gótico-mudéjar, declarada Monumento de Interés Histórico Artístico, está levantada en mampostería, siendo el ladrillo el material más empleado en su construcción. Su interior es de una sola nave dividida en tres tramos. La torre que data del 1.556 posee una escalera de caracol semicircular que sobresale del muro, lugar por donde se sube al campanario.

La Ermita de San Bartolomé, de arquitectura popular, fue probablemente construida sobre los restos de una basílica visigoda, la cual se supone construida, a su vez, sobre los restos de un templo romano. La Ermita de San Gregorio, cuya construcción data de finales del siglo XVII, alberga el Museo Etnográfico.

De relevancia arquitectónica es la Casa del Comendador con columnas, capiteles y escudo que es lo único que hoy podemos admirar desde el exterior, ya que es propiedad privada.

Turismo

La riqueza turística de Alange es tan variada como extensa, desde el enclave paisajístico que constituye la población y sus alrededores hasta su gama alargada de servicios y posibilidades para desarrollar el ocio y el tiempo libre.

Su situación geográfica le confieren otro aliciente más para atraer al turista tanto regional como foráneo. Cerca de poblaciones tan importantes como Almendralejo o Mérida, y también a no muchos kilómetros de la capital, Badajoz, y de Zafra, Alange es un punto muy importante a destacar en el ámbito turístico de la comarca que abarca FEDESIBA, a la que hay que mimar y potenciar de una manera ordenada, haciendo mucho hincapié en conservar el entorno urbanístico y sin dañar, para nada, su pintoresca imagen, ancestralmente bella.

Indiscutiblemente, El Balneario es el reclamo turístico por excelencia que posee la villa alangeña, siendo los romanos sus constructores- de ahí su nombre más popular con el que se conoce en toda la comunidad extremeña el de Las Termas Romanas- y haciendo un notable uso de sus aguas medicinales y que tras un breve letargo durante la ocupación musulmana - no se tienen indicios de haber sido utilizados por los árabes- fue utilizado hasta finales del S. XVIII gracias a D. Mateo Antonio Vaca de Vargas y D. Cristóbal del Solar, vecinos ambos de Villafranca de los Barros que trabajarían por su rehabilitación.

Fue durante el siglo XIX una etapa evidentemente positiva para el Balneario de Alange, destacando la autorización de la Diputación Provincial de Badajoz para su reforma en 1822 iniciándose su construcción definitiva sobre la antigua laguna donde nacen y brotan las aguas del manantial, cuyo caudal fluye a 316 litros por minuto, siendo su temperatura de 28ºC; el beneficio de sus aguas mineromedicinales ha sido demostrada científicamente, siendo el radón disuelto en el agua el que produce importantes mejorías en las afecciones de tipo nervioso, artrosis, reumatismo, aparato respiratorio, ginecopatías, artritis e hipertensión moderada. Sus aguas se pueden tomar de diferentes formas -baños, duchas frías o calientes, burbujas...- así como en tratamientos de inhaladores, aerosoles, irrigaciones, parafangos y masajes.

La Presa de Alange además de sus usos agropecuarios y ganaderos, y abastecimiento a poblaciones, tiene un enorme reclamo turístico ya que es lugar idóneo para la práctica de deportes náuticos, como piragüismo, windsurf o vela. En el año 1.997 tuvo lugar en el embalse, el Trofeo de Piragüismo de la Comunidad Autónoma.

La ZEC (Zona Especial de Conservación) de Alange y Sierras Centrales (Peñas Blancas) obedece a la existencia de una flora y una fauna casi vírgenes, cuyo valor se ve incrementado por un paisaje resplandeciente por la presencia del embalse y por la abundancia de fuentes, pozos y manantiales. De las aves nombramos a las rapaces como el águila perdicera, búho real, mochuelo o aguilucho cenizo y, dentro de las acuáticas, al ánade real, pato cuchara, cerceta común, cormorán grande, ánsar común, garza real o martín pescador, además de la cigüeña blanca o la grulla común.

Alange pintura esquemáticas castillo

Las fiestas en Alange se celebran:

5 de enero: Cabalgata de Reyes.

2 y 3 de febrero: Fiesta de la Candelaria y San Blas.

Semana Santa: Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Cofradía de La Dolorosa y Cofradía Cristo de los Remedios.

19 de marzo: San José.

3 de mayo: Exaltación de la Cruz.

15 de mayo: Romería de San Isidro Labrador.

15 de agosto: Santa María.

11,12 y 13 de septiembre: Feria de la Milagrosa.

Su gastronomía se caracteriza por los platos típicos de la zona. Son apetitosas las ancas de rana, así como los caracoles o el revuelto de espárragos trigueros. La caldereta y la migas no pueden faltar, acompañados de los derivados del cerdo.

De relevancia es la repostería casera, famosa en toda la comarca y con exposiciones de los productos incluidas: gañotes, roscas de piñonate, roscas fritas y gañotes.

ALOJAMIENTOS

Monográfico turismo

Datos de población

Datos de Interés

www.alange.es