FEDESIBA

La Iglesia de Palomas y el Monasterio San Isidro de Loriana, declarados Bien de Interés Cultural

El Consejo de Gobierno ha aprobado los decretos por los que se declaran Bien de Interés Cultural ambos monumentos, cuyo expediente fue incoado en la pasada década de los 80, con lo que la Consejería de Educación y Cultura "continúa con su labor de puesta al día en la tramitación de una documentación que redunda en el mantenimiento del patrimonio extremeño y que llevaba muchos años no resuelta".

13 noviembre 2013

La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Gracia, en la localidad de Palomas (Badajoz), y el Monasterio de San Isidro de Loriana, en el término municipal de Mérida, han sido declarados Bien de Interés Cultural (BIC) en su categoría de monumento.

En concreto, la Iglesia de Palomas ha sido declarada Bien de Interés Cultural por "tratarse de un ejemplo significativo de arquitectura gótico-mudéjar realizada al amparo de la Orden de Santiago", tal y como informa el Gobierno regional en un comunicado.

Destaca su torre, de grandes dimensiones y armoniosas proporciones, es lo más destacado de la edificación y" uno de los más bellos ejemplos de torre fachada en la Baja Extremadura, con su exquisita decoración geométrica realizada con ladrillo aplantillado", señala.

A su vez, en el interior del templo, del siglo XVI, se conservan elementos artísticos de interés como son el Retablo mayor y varios retablos laterales dedicados a la Virgen del Carmen; el Nazareno; la Inmaculada; la Dolorosa o la Virgen de Guadalupe.

Por su parte, el Monasterio de San Isidro de Loriana es un ejemplo de arquitectura franciscana, y "pese a presentar un estado de conservación deficiente, tiene valor patrimonial ya que se articula formalmente de acuerdo con el modelo habitual de las fundaciones de esta orden", tal y como explica el Gobierno de Extremadura en nota de prensa.

Constituye un complejo donde se unifican capilla, claustro, estancias y otras dependencias auxiliares y anejas, y el núcleo organizador principal es el claustro, que, como en todos los centros franciscanos, es de muy reducidas proporciones y de gran parquedad constructiva.

El empleo de la pizarra en este monumento como material autóctono confiere a la edificación unas características singulares especialmente atractivas por resultar una solución poco común.

Cabe destacar que el Consejo de Gobierno ha aprobado este martes los decretos por los que se declaran Bien de Interés Cultural ambos monumentos, cuyo expediente fue incoado en la pasada década de los 80, con lo que la Consejería de Educación y Cultura "continúa con su labor de puesta al día en la tramitación de una documentación que redunda en el mantenimiento del patrimonio extremeño y que llevaba muchos años no resuelta".