FEDESIBA

El presupuesto de la UE 2021-27 propone recortar los fondos de la PAC un 5% y los de cohesión un 7%, y con respecto a la política de desarrollo rural, la CE apuesta por un aumento de la cofinanciación.

04 mayo 2018

La Comisión Europea ha presentado este miércoles su propuesta para el próximo presupuesto de la UE, que abarca desde 2021 hasta 2027, en el que plantea recortar los fondos agrícolas de la PAC y de cohesión --un 5% y un 7%, respectivamente-- y aumentar el gasto dedicado a políticas como inmigración, seguridad y defensa, investigación, innovación y economía digital. Será el primer presupuesto de la Unión sin el Reino Unido, que abandonará el bloque comunitario en marzo de 2019.

En concreto, la PAC contará con un presupuesto de 365.000 millones de euros entre 2021 y 2027, mientras que el fondo europeo de desarrollo regional y cohesión tendrá una dotación de 273.000 millones de euros.

El Ejecutivo comunitario presentará su propuesta definitiva para reformar la PAC a finales de este mes o principios de junio, pero el comisario irlandés ha avanzado algunos detalles en una rueda de prensa con motivo del borrador presupuestario que Bruselas ha planteado para el periodo 2021-2027.

Con respecto al Segundo Pilar de la PAC, Bruselas ha propuesto recortar un 10% la cofinanciación de la UE en programas de desarrollo rural y Hogan ha animado a los países a cubrir esta brecha para que de esta forma no se vean reducidos. "Si los Estados miembros deciden cubrir este agujero en el desarrollo rural, significaría que no habrá recortes", afirman desde la CE, para después precisar a modo de ejemplo que esto supondría unos 180 millones anuales en el caso de España.

Pese a ello, ambas políticas se mantienen como pilares del presupuesto y copan cerca de un 65 % del mismo, frente al 73 % en el marco actual.

La partida más voluminosa es la de "Cohesión y Valores" con 442.412 millones de euros (34,6 % del total) de los que 273.000 millones se destinarán a Fondos Estructurales y de Cohesión y 101.000 millones al Fondo Social Europeo.

Le sigue la de Recursos Naturales y Medio Ambiente con 378.920 millones de euros (29,6 %), de los que el grueso se destinará a la Política Agraria Común: 365.000 millones de euros para pagos directos y medidas de desarrollo rural.

La partida de mercado único, innovación y digital, donde se engloban, entre otros, el programa Horizonte 2020, está dotada con 187.400 millones de euros (14,6 % del total).

Prioridades de la nueva PAC

En contrapartida a las políticas agrarias, Bruselas recomienda incrementar la financiación de "nuevas y urgentes prioridades", entre las que incluye los fondos dedicados a investigación e innovación, juventud, economía digital, gestión de fronteras, seguridad y defensa.

De esta forma, la Comisión Europea propone dedicar 12.000 millones a la transformación digital, 30.000 millones al programa Erasmus+ y 100.000 millones (un 50% más) a la investigación y desarrollo, a través de programas como Horizonte 2020.

Otro de los aspectos que ha destacado el comisario irlandés del nuevo presupuesto de la UE es que se dediquen 10.000 millones de euros para la investigación y la innovación en agricultura, desarrollo rural y bioeconomía, una "señal muy importante" que muestra que la UE "está modernizando su política agraria".

El presupuesto de la UE deberá ser aprobado por unanimidad entre los países de la UE, además de tener la aprobación del Parlamento Europeo. Se espera por tanto una dura negociación durante los próximos meses, algo que ya se preveía después de que quedase patente la división entre aquellos Estados miembros favorables a aumentar el presupuesto comunitario --como Francia, Alemania o España-- y aquellos que apostaban por hacerlo más austero, como Austria y Países Bajos. El documento de la CE será el punto de partida para la negociación presupuestaria entre los Estados de la UE (sin Reino Unido), que la última vez duró casi dos años. La CE y la Eurocámara -que debe validar el marco financiero- piden un acuerdo rápido, pero los países ya han advertido de que no llegará antes de las elecciones europeas de mayo de 2019.

Pagos directos y Pilar I: mínimo del 3,9% y máximo de 60.000 euros por explotación

El responsable de Agricultura del Ejecutivo comunitario ha garantizado que los pagos directos no caerán más del 3,9% en ningún Estado miembro. Al mismo tiempo, ha apuntado que los Estados miembros podrán utilizar este los ahorros de este tope máximo 'capping' de 60.000 euros para redistribuir las ayudas a explotaciones pequeñas y medianas.

Bruselas subraya que en 2015, el 20% de los agricultores recibieron alrededor del 80 por ciento de los pagos directos, reparto que levanta preocupaciones lógicas sobre la eficiencia económica y la igualdad social. «La Comisión está comprometida en valorar cómo hacer los pagos directos más efectivos y asegurarse que son justos», por ello también incluirá pagos regresivos según el tamaño de la granja u ofrecer un mayor apoyo a los productores que viven exclusivamente de la agricultura.

También se mantendrá la relación entre pagos directos y los objetivos medioambientales, conocido como 'greening' y se creará una nueva reserva de crisis ante acontecimientos inesperados, como el caso del veto ruso, que puso a prueba las arcas europeas o 'shocks' en los mercados, como ocurrió en el caso del fin de las cuotas lecheras.

¿Cuál es el futuro de la PAC?

Estas son algunas de las líneas generales de la Política Agraria Común que ha avanzado la Comisión Europea

1. Las cifras para la agricultura

En el proyecto presupuestario, el capítulo de “Recursos Naturales y Medio Ambiente” tiene una dotación 378.920 millones de euros (29,6 %), de los que el grueso se destinará a la Política Agraria Común: 365.000 millones de euros para pagos directos y medidas de desarrollo rural. En esta categoría entra también la pesca.

La CE ha citado también una partida de 10.000 millones dentro del programa “Horizon Europe” para innovación en la alimentación, agricultura y bioeconomía.

2. Más cofinanciación

En un documento explicativo sobre la PAC, la CE apunta la idea de un incremento de la cofinanciación para el desarrollo rural.

3. La importancia del cambio climático

Entre las novedades del marco financiero para 2021-2027, el Ejecutivo comunitario resalta que el “25 % del gasto” de los programas de agricultura y cohesión debe contribuir a cumplir los objetivos de lucha contra el cambio climático.

4. Redistribución de las ayudas

La CE apunta que en la futura PAC habrá una redistribución de los pagos, con límites por explotación. También menciona la convergencia entre los países antiguos y los menos antiguos a la hora de fijar las ayudas.

5. Reserva de crisis

Bruselas plantea la creación de una “reserva” para afrontar imprevistos como las consecuencias de actuaciones de países no comunitarios.

6. Más flexibilidad a los Estados miembros

En los documentos mantiene las ideas de planes estratégicos y dar más flexibilidad a los países.